Un postre que nunca había hecho antes y me arrepiento es la marquesa de chocolate. Deliciosa y fácil de hacer, no es nada elaborado pero es genial para un almuerzo de domingo o una celebración en familia.

Como es muy parecido al tiramisú, es un postre que se presta para muchas variaciones, se me ocurrieron miles! Se puede:
Agregar nueces, almendras fileteadas o cualquier otra
Mojar la galleta en ron y agregar esencia de naranja
En lugar de chocolate utilizar mousse de limón o alguna otra fruta
Agregar un licor (ej. Bailey´s) a la crema
…UN MILLON!

Me encantan estas recetas simples porque son ingredientes y pasos con los que cualquier persona se siente cómoda y obtiene el resultado esperado. Recetas de este postre hay miles, si la crema es mas espesa o mas liquida, si es galleta Maria o biscotti, creo que es personal! Esta receta es de Armando Scannone en su libro Mi Cocina, que dejo acá:

Marquesa de Chocolate
Porciones: Bastantes! Rinde para una torta para 24 personas comelonas 🙂

Ingredientes:
150Chocolate 70%
60    Leche
250    gMantequilla sin sal
250    Azucar en polvo
6    Yemas de huevo
3Vainilla
3Claras de huevo
CN Galletas*

*Yo utilice lady fingers, dedos de novia, o como quieran llamarlos! Mucha gente usa galletas María, creo que es una variación bonita también.

Procedimiento:
Mezclar y derretir el chocolate y la leche a baño Maria. Mezclar y enfriar.
Cremar la mantequilla. Agregar el azucar, mezclar bien. Agregar las yemas una a una. Agregar la vainilla
Batir las claras de huevo hasta obtener picos duros. Luego batir a baja velocidad mientras se mezclan las claras y el chocolate
Poner una capa de galletas y una de crema de chocolate hasta acabar

Tips de presentación van desde agregar berries frescas encima, decorar con macarons, cubrir con almendras! Yo en lo personal decore con mini macarons rellenos de ganache de Bailey´s y cerezas Maraschino.

Y acá la foto! Siempre es un reto fotografiar postres que no son naturalmente fotogénicos pero que por lo sabroso lo valen 🙂

Escribo esto a modo de desahogo personal y opinión, pero es necesario hablar sobre el robo en el mundo culinario.

Inspiración? Necesaria.

Emulación? Base de la evolución.

Robo? No, no, no!

Todos necesitamos inspirarnos y admirar a otros chefs que hacen las cosas bien, esta bien comprar sus libros, seguir sus recetas, stalkearlos en instagram; pero si te robas su imagen, pasas su receta como tuya, estas robando su trabajo.

El trabajo de conceptualización de un plato, la búsqueda de los ingredientes, el desarrollo de la técnica, las horas pasadas viendo la temperatura y los ratios y ajustando sabor. Y ahi vas a tomar un screenshot y decir wow yo.

Y lo digo porque es dolorosamente común ver fotos en instagram, especialmente de pequeños negocios y fotógrafos, que obviamente no les pertenecen.

Y ahí entramos en el segundo problema: estas vendiendo algo que no sabes hacer, que no se va a ver o saber igual, que no es tuyo. Y alguien esta comprándolo. Y lo estas engañando!

Finalmente, mi tercer punto es que en la cocina solo importan la cantidad de horas que pongas para practicar y mejorar. En la cocina te das cuenta de que la innovación no es la meta, es un derivado de trabajar y trabajar y trabajar, de notar tus fallas y estudiarlas y mejorarlas. La única forma de ser mejor es la practica.

Si no es tuyo, no digas que lo es. Si no lo inventaste, dale crédito a quien si lo hizo. Porque un día vas a inventar algo tú y vas a disfrutar el crédito.

Ah, y una búsqueda de imágenes te pone dolorosamente en evidencia. Esta imagen de Pinterest (el bakery ya no existe) la he visto en no menos de 4 cuentas:

Así que en lugar de copiar, hay que irse a la cocina y crear, crear, crear 🙂

Originalmente pepparkaka (como? quien? ah?!) la galleta nacional de Suecia es como Navidad todo el año, como un abrazo en clima frío.

La textura perfecta, el sabor y el olor perfecto, creo que estas son mis galletas favoritas para hacer y comer, además que como regalo son un detallazo que a cualquiera le encantan.

Acá les dejo la receta con mis notas:

Galletas Suecas de Canela
Porciones: 35 aproximadamente

Ingredientes:
113gMantequilla sin sal, al ambiente
100    gAzucar morena
40    gMelaza*
1    unidadHuevo
210    gHarina**
4gBicarbonato de sodio
1.5gSal
4    gCanela en polvo
3    gJenjibre en polvo
1.5gCardamomo en polvo
1.5gClavo de olor en polvo

*La melaza la sustituí por dark corn syrup, pero otros sustitutos que se pueden usar son miel, miel de Maple o hacer un simple sugar syrup
**Yo uso harina todo proposito, no leudante, la clásica de supermercado. No es necesario utilizar alguna harina especial en esta receta.

Procedimiento:
Cremar la mantequilla con el azucar y la melaza hasta que este suave y ligera, aproximadamente 4 minutos.
Agregar el huevo hasta que este perfectamente mezclado
Mezclar la harina, bicarbonato, sal y especias en un bowl y cernir. Agregar gradualmente a la mezcla de mantequilla. Al terminar, hacer una sola bola de masa a mano y distribuir en dos partes. Extender a un espesor de 3mm y dejar enfriar la noche***
Cortar la masa con cortadores de galleta y hornear por 12 minutos a 350 grados Fahrenheit 
Dejar reposar antes de servir****

***Dejar la masa reposar la noche madura mucho el sabor y le da más profundidad, vale la pena totalmente!
****Al salir del horno están super crujientes, darles un par de horas les ayuda a suavizarse y lograr una textura ideal.

Y acá las fotos! Yo decoré mis galletas con glasa suave de vainilla, un lindo toque extra

Fisicamente es imposible resistirse a muffins recién horneados, tienen una magia particular! Y estos iban mucho mas allá…

Utilice una receta de Thomas Keller (de su libro Bouchon Bakery) para hacerlos. Son rápidos y fáciles de hacer pero tienen tanto sabor que a cualquiera dejan encantado.

Además llevan un streusel que les hace tener una textura diferente y contar con la masa ligera, los blueberries jugosos y el crocante para darle el toque extra.

Esto fue justamente lo que quise resaltar en las fotos: comida hogareña pero con un *algo* especial, con mucha textura y familiaridad. Algo que te encontrarías en tu casa un domingo en la mañana y te haría muy feliz.

Espero que las fotos transmitan la misma emoción!